dilluns, 3 de setembre de 2012

Trastorno Por Déficit de Atención con Hiperactividad en Niños/as. Efectos secundarios del Metilfenidato


El trastorno por déficit de atención con hiperactividad (siglas en inglés ADHD – en español TDAH) en la infancia se diagnostica cuando el niño/a muestra seis o más síntomas específicos de inactividad y/o hiperactividad habitualmente durante más de seis meses y en más de dos entornos. No hay una única prueba para TDAH.
Un médico puede diagnosticar TDAH con la ayuda de las pautas medias que fija la Academia Americana de Pediatría. El diagnóstico de TDAH supone recolectar información de varias fuentes diferentes, incluyendo al personal de la escuela, los cuidadores del niño/a, y los padres. El médico considerará como el comportamiento del niño/a se puede comparar con el de otros niños/as de la misma edad.
Estado/circunstancia/enfermedad que puede acompañar el TDAH en la infancia
  • Deficiencia de aprendizaje – Más o menos del 20 por ciento al 30 por ciento de los niños/as que padecen TDAH sufren de alguna deficiencia de aprendizaje específica. La dislexia, un tipo de trastorno en la capacidad para leer, está extendida entre los niños/as que padecen TDAH.
  • Síndrome de Tourette – Muy pocos niños/as padecen este síndrome, pero muchos de los casos del síndrome de Tourette se han asociado con TDAH. El síndrome de Tourette es un trastorno neurológico que causa que los que lo sufren tengan varios tics nerviosos y manierismos repetitivos. Algunas de las personas con el síndrome de Tourette puede que se aclaren la garganta frecuentemente, que resoplen, olfateen o chillen sin control ciertas palabras.
  • Trastorno oposicional desafiante – Tantos como un tercio a la mitad de los niños/as con TDAH también padecen de trastorno oposicional desafiante (siglas en inglés ODD). A menudo estos niños/as son desobedientes y tienen arrebatos de genio.
  • Trastorno de conducta – Alrededor del 20 por ciento al 40 por ciento de los niños/as con TDAH puede que eventualmente desarrollen trastornos de conducta (siglas en inglés CD), un modelo más serio de comportamiento antisocial. Estos niños/as mienten o roban con frecuencia, y tienden a no respetar el bienestar de los demás. Corren el riesgo de crearse problemas en el colegio o con la policía.
  • Ansiedad y depresión – Algunos de los niños/as que tienen TDAH puede que también tengan ansiedad y depresión. Si se reconocen y tratan los síntomas de la ansiedad y la depresión, estos niños/as podrán tratar mucho mejor con los problemas que acompañan a la TDAH.
  • Manía/ trastorno bipolar – Algunos de los niños/as con TDAH pueden desarrollar a su vez manía. El trastorno bipolar se caracteriza por cambios de humor entre periodos de excitabilidad y periodos de depresión. El niño/a bipolar puede tener momentos de humor eufórico y grandiosidad (ceñimientos de importancia), alternados con periodos de depresión o irritabilidad crónica.
Síntomas del TDAH en los niños/asLos niños/as con TDAH muestran signos de dificultad para prestar atención, hiperactividad, y/o impulsividad en formas específicas. Estos niños/as:
  • Se mueven constantemente
  • Se retuercen y mueven nerviosamente
  • No parecen estar escuchando
  • Tienen dificultades para jugar silenciosamente
  • A menudo hablan excesivamente
  • Interrumpen o se entrometen cuando hablan los demás
  • Se distraen fácilmente
  • No terminan sus tareas
Algunos comportamientos pueden parecer relacionados con TDAH, pero no lo son. Algunas de las causas que pueden hacer que haya un comportamiento similar al de TDAH son:
  • Un cambio repentino en su vida (como un divorcio, una muerte en la familia, o mudarse)
  • Ataques no detectados
  • Trastornos médicos que afecten a la función del cerebro
  • Ansiedad
  • Depresión

Un médico puede realizar un historial medico para ayudarte a poner el comportamiento de tu hijo en el contexto adecuado. El médico te preguntará sobre los síntomas que muestra tu hijo/a, sobre cuanto tiempo han estado ocurriendo, y cómo afecta el comportamiento al niño/a y a su familia.
Tipos de TDAH en niños/asLos médicos pueden clasificar los síntomas como diferentes tipos de TDAH:
  • Tipo combinado (no presta atención/ hiperactivo/ impulsivo) – Los niños/as que padecen este tipo de TDAH muestran los tres síntomas. Esta es la forma más común de TDAH.
  • Tipo hiperactivo/impulsivo – Estos niños/as muestran tanto el comportamiento hiperactivo como el impulsivo, pero son capaces de prestar atención.
  • Tipo que no presta atención (anteriormente conocido como trastorno por déficit de atención [siglas en inglés ADD – español TDA]) – Estos niños/as no son demasiado activos. No interrumpen durante la clase o durante otras actividades, así que puede que sus síntomas pasen inadvertidos.
Revisión general de los medicamentos para el TDAH en la infanciaUn tipo de medicamentos llamados psicoestimulantes parece ser el tratamiento más efectivo para el TDAH infantil. Estos medicamentos, incluyendo el metilfenidato (Ritalina y Concerta) y la dexanfetamina (Adderal XR), ayudan a los niños a concentrarse en sus pensamientos e ignorar las distracciones. Los medicamentos estimulantes son eficaces en el 70 por ciento al 80 por ciento de los pacientes. Los medicamentos no-estimulantes incluyen la atomoxetina (Strattera).
Los medicamentos para TDAH están disponibles en forma de acción rápida (efecto inmediato), acción intermedia, y acción prolongada. Puede que el médico tarde un poco de tiempo en encontrar el mejor medicamento, la dosis, y el horario adecuado para el paciente con TDAH. Los medicamentos para TDAH a veces tienen efectos secundarios, pero estos suelen suceder al principio del tratamiento. Normalmente, los efectos secundarios son leves y de corta duración.

Tratamientos conductuales para niños/as con TDAH El tratamiento conductual para niños con TDAH consiste en ajustar el ambiente para promover interacciones sociales con más éxito. Estos ajustes incluyen crear más estructura, fomentar las rutinas, y exponer claramente las expectativas al niño/a con TDAH.
Los niños/as con TDAH pueden necesitar ayuda con la organización. Por tanto, es una buena idea hacer lo siguiente:
  • Horario – Tener la misma rutina todos los días, desde que te despiertas hasta que te acuestas. EL horario deberá incluir deberes o tareas y tiempo para jugar.
  • Organizar las cosas que necesite diariamente – Ten un lugar para todas las cosas y guarda todo en su sitio. Esto incluye la ropa, las mochilas, y los materiales para la escuela.
  • Usar organizadores y cuadernos para las tareas escolares – Haz hincapié en la importancia de anotar las tareas y traer a casa los libros que necesite. Puede ser útil para ambos padres y para los profesores el tener que firmar el cuaderno de las tareas.
Los niños/as con TDAH necesitan reglas consistentes que puedan entender y seguir. Si los niños siguen las reglas, deberán ser recompensados. Los niños/as que padecen TDAH suelen recibir, y esperar, crítica. Debe de buscarse y elogiar el buen comportamiento del niño/a.
¿Cuál es el mejor tratamiento para mi hijo/a?Es importante saber que para los niños/as con TDAH no hay un solo tratamiento que sea la respuesta para todos los niños. Un niño/a puede tener efectos secundarios indeseables a una de las medicinas, haciendo que un tratamiento en particular sea inaceptable. Si un niño/a con TDAH también padece de ansiedad o depresión, un tratamiento que combine medicamentos y terapia conductual puede ser la mejor solución. Se deben de considerar las necesidades de cada niño/a, así como su historial personal. Es importante trabajar con el médico para encontrar la mejor solución para cada caso de TDAH.
¿Qué es un entrenador/consejero de TDAH?El entrenar u orientar es un nuevo campo en el tratamiento de niños/as con TDAH. Los entrenadores de TDAH deben ayudar a los niños/as a conseguir mejores resultados en las diferentes áreas de sus vidas.
Esta información proviene de la Cleveland Clinic y no es su intención reemplazar el consejo de su médico o proveedor de servicios de salud. Por favor consulte a su proveedor de salud par información acerca de una condición médica específica. ©The Cleveland Clinic 1995-2012. The Cleveland Clinic. Center for Consumer Health Information . 216/444-3771 or 800/223-2273 ext.43771. healthl@ccf.org. ©The Cleveland Clinic 2012.  http://www.clevelandclinic.org/health/sHIC/html/s11722.asp

== = = = = == = = = = = = = = =                     = = = = = == = = = = = = = = =                     = = = = = == = = = = = = = = =                     = = = = = == = = = = = = = = =                    = = = = = == = = = = = = = = =

Metilfenidato

Advertencia:

El metilfenidato puede crear hábito. No aumente la dosis, no la tome más seguido, por más tiempo ni de manera distinta de la indicada por su médico. Si toma demasiado metilfenidato, puede sentir que el medicamento ya no controla sus síntomas y que necesita tomarlo en grandes cantidades. También es posible que experimente cambios inusuales en su comportamiento. Dígale a su médico si consume o ha consumido bebidas alcohólicas en grandes cantidades y/o drogas ilegales, o si ha usado en exceso medicamentos recetados.
No deje de tomar el metilfenidato sin consultar a su médico, especialmente si ha usado en exceso el medicamento. Es probable que su médico disminuya su dosis gradualmente y lo vigile estrechamente durante este tiempo. Es posible que usted desarrolle depresión grave si deja de tomar metilfenidato en forma repentina luego de usar en exceso dicho medicamento. Es posible que su médico tenga que vigilarlo estrechamente después de que usted deje de tomar metilfenidato, incluso si no ha usado en exceso el medicamento, porque sus síntomas podrían empeorar al interrumpir el tratamiento.
No venda ni obsequie su medicamento, ni permita que ninguna otra persona lo tome. Vender u obsequiar el metilfenidato puede causar daños a otras personas y constituye un delito. Almacene el metilfenidato en un lugar seguro, de modo tal que ninguna otra persona pueda tomarlo de manera accidental o intencional. Lleve la cuenta de cuánto medicamento le queda, de modo que note cualquier faltante.
Su médico o su farmacéutico le darán la hoja del fabricante con información para el paciente (Guía del medicamento) al iniciar su tratamiento con metilfenidato y cada vez que vuelva a surtir su receta. Lea detenidamente esa información y pídales a su médico o a su farmacéutico que le aclaren cualquier duda. Para conseguir la Guía del medicamento, también puede visitar el sitio de Internet del fabricante, o bien el de la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés), (http://www.fda.gov/Drugs/DrugSafety/ucm085729.htm).

¿Cuáles son los efectos secundarios que podría provocar este medicamento?


El metilfenidato puede provocar efectos secundarios. Avísele a su médico si cualquiera de estos síntomas es intenso o no desaparece:

  • nerviosismo
  • dificultad para dormir o para permanecer dormido
  • mareos
  • náuseas
  • vómitos
  • pérdida del apetito
  • dolor de estómago
  • diarrea
  • acidez estomacal
  • sequedad en la boca
  • dolor de cabeza
  • rigidez muscular
  • movimientos incontrolables de alguna parte del cuerpo
  • intranquilidad
  • entumecimiento, ardor u hormigueo en las manos o los pies
  • disminución en el deseo sexual
  • menstruación dolorosa

Algunos efectos secundarios pueden ser graves. Si tiene alguno de los siguientes síntomas, llame a su médico de inmediato:

  • latidos cardíacos rápidos, fuertes o irregulares
  • dolor en el pecho
  • falta de aire
  • cansancio excesivo
  • dificultad o lentitud para hablar
  • desvanecimiento
  • debilidad o entumecimiento del brazo o la pierna
  • convulsiones
  • cambios en la visión o visión borrosa
  • agitación
  • creer cosas que no son ciertas
  • sospechar de los demás en una forma inusual
  • alucinaciones (ver cosas o escuchar voces que no existen)
  • tics motrices o tics verbales
  • depresión
  • estado de ánimo anormalmente excitado
  • cambios en el estado de ánimo
  • fiebre
  • urticaria
  • sarpullido
  • ampollas o descamación de la piel
  • comezón
  • dificultad para respirar o tragar

El metilfenidato puede provocar muerte súbita en niños y adolescentes, especialmente en aquellos que tienen defectos cardíacos o problemas graves del corazón. Este medicamento también puede provocar muerte súbita, ataque cardíaco o accidente cerebrovascular en adultos, especialmente aquellos que tienen defectos cardíacos o problemas graves del corazón. Consulte a su médico sobre los riesgos de tomar este medicamento.
El metilfenidato puede hacer más lento el crecimiento y el aumento de peso en los niños. El médico de su hijo deberá vigilar estrechamente el crecimiento del niño. Hable con el médico de su hijo si tiene inquietudes sobre el crecimiento o el aumento de peso del niño mientras está tomando este medicamento. Consulte al médico de su hijo sobre los riesgos de darle metilfenidato a su hijo.
Si desarrolla un efecto secundario grave, usted o su doctor puede enviar un informe al programa de divulgación de efectos adversos 'MedWatch' de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por su sigla en inglés) en la página de Internet [http://www.fda.gov/Safety/MedWatch] o por teléfono al 1-800-332-1088.
American Society of Health-System Pharmacists, Inc. Cláusula de Protección
AHFS® Consumer Medication Information. © Copyright, 2012. The American Society of Health-System Pharmacists, Inc., 7272 Wisconsin Avenue, Bethesda, Maryland. Todos los derechos reservados. La duplicación de este documento para su uso comercial, deberá ser autorizada por ASHP. Traducido del inglés por DrTango.   http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/druginfo/meds/a682188-es.html