dilluns, 10 d’agost de 2015

Las cifras mágicas en la prevención farmacológica de la enfermedad cardiovascular y de fracturas. Una valoración crítica.


Buena parte de las intervenciones farmacológicas cardiovasculares y antifractura recomendadas habitualmente en personas sanas carecen de una justificación sólida, es decir, que hayan demostrado claramente su eficacia, que el tamaño del efecto las haga rentable clínica y socialmente, y que hayan mostrado un claro balance beneficio/riesgo.

Los “objetivos terapéuticos” y la “definición operativa” de enfermedad o factor de riesgo, incluidos los instrumentos o tablas para calcular riesgos, son nuevas puertas de entrada para una potencial medicalización innecesaria.

El contexto de la medicina contemporánea, inmersa en un magma de conflictos de interés, obliga al médico a interpretar los resultados de los estudios y las propias recomendaciones de guías y consensos con distancia crítica, y a poner énfasis en el desarrollo de la habilidad de la prudencia clínica.

Artículo original. Ver / Descargar