Es mostren els missatges amb l'etiqueta de comentaris Diabetis. Mostrar tots els missatges
Es mostren els missatges amb l'etiqueta de comentaris Diabetis. Mostrar tots els missatges

dilluns, 3 de setembre de 2012

Tratamiento dietético de la hipoglucemia.



 La hipoglucemia es una situación relativamente frecuente que se produce cuando los niveles de glucosa en sangre disminuyen por debajo de los 70 mg/dl. En todo momento, el organismo necesita unos niveles suficientes de glucosa en sangre para su correcto funcionamiento y, por tanto, cuando los niveles descienden se producen los síntomas típicos de la hipoglucemia. Éstos son síntomas de alerta, como sudoración, temblores, sensación de mareo, palpitaciones o nerviosismo. Si los niveles de glucosa en sangre siguen descendiendo se pueden llegar a ocasionar daños neurológicos graves por lo que ante la sospecha de alguno de los síntomas de hipoglucemia, siempre que sea posible, se deberá comprobar el valor de glucosa en sangre para confirmar la sospecha.

Prevención de la diabetes mellitus tipo 2 mediante alimentación y ejercicio.


Es conocido por todos. Los casos de diabetes tipo 2 aumentan de forma imparable en las últimas décadas, afectando en la actualidad a un 13,8% de los españoles mayores de 18 años. Además ya son numerosos los casos de este tipo de diabetes también en población infantil, algo poco corriente hasta hace pocos años.

 La buena noticia es que para la prevención de este tipo de diabetes, el remedio está en nuestras manos. La receta se basa en reconocer la importancia de mantener una correcta alimentación y practicar ejercicio físico de forma habitual. Esta será la fórmula para la prevención de la diabetes tipo 2.

A continuación os presento un diálogo con preguntas y respuestas que pueden aclarar cómo prevenir la diabetes solamente con algunos cambios en la alimentación e incluyendo un poco de ejercicio en nuestra rutina.

La diabetes en España en la actualidad: Problemas y soluciones


Diabetes tipo 2: un problema de Salud que afecta ya a más de 5 millones de españoles
http://www.vademecum.es/noticia-111110-Diabetes+tipo+2++un+problema+de+Salud+que+afecta+ya+a+m%E1s+de+5+millones+de+espa%F1oles_5282
Es tarea de todos concienciar acerca del peligro de esta enfermedad y por eso, el Día Mundial de la Diabetes que se celebra el lunes, es un escenario idóneo para informar a la población

La diabetes en España en la actualidad: Problemas y soluciones
http://www.vademecum.es/noticia-111110-La+diabetes+en+Espa%F1a+en+la+actualidad++Problemas+y+soluciones_5283
Domingo Orozco Beltrán. Médico de Familia, Vicepresidente de la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (SEMFYC). Centro de Salud Cabo Huertas (Alicante). Unidad de Investigación Dpto. San Juan. Cátedra de Medicina de Familia. Universidad Miguel Hernández.
La diabetes mellitus afecta actualmente en España al 14% de la población, lo que supone la existencia de más de 5 millones de personas con diabetes. Se trata de una enfermedad
crónica con la que el paciente debe convivir. En el mundo anglosajón les llaman “condiciónes” crónicas por diferenciarlo del término enfermedad que tiene una connotación más
invalidante, más pasiva, más dependiente. Quiere significarse que el hecho de tener una enfermedad crónica no impide que la persona con diabetes siga una vida social, sexual, la-
boral, deportiva o profesional.
Por ello en la educación terapéutica se busca desarrollar competencias (conocimientos, habilidades) para potenciar la autonomía del paciente. Para ello, la participación del paciente
resulta fundamental en el proceso evolutivo de la enfermedad, mucho más que en un proceso agudo. Se habla de nuevos conceptos como “paciente experto” o paciente activo y mo-
tivado, resaltando la importancia de que el paciente se comprometa en los cambios necesarios para conseguir un buen control.

La diabetes materna se vincula a más riesgo de TDAH en la descendencia


Autora: Deborah Brauser
La diabetes mellitus gestacional (DBG) materna aumenta el riesgo de trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) en la descendencia, sobre todo cuando se combina con una posición socioeconómica baja (PSB), señala una nueva investigación.
Como parte de un estudio de cohortes que se está realizando en más de 200 niños preescolares, los investigadores determinaron que los que tenían una posición socioeconómica baja o cuyas madres padecían diabetes gestacional tenían el doble de posibilidades de presentar TDAH hacia los 6 años de edad que los no tenían ninguno de estos factores; los que tenían los dos factores mostraron 14 veces más posibilidades de presentar TDAH.
Además, los que tenían ambos factores mostraron un coeficiente intelectual más bajo, habilidades de lenguaje más deficientes y una disminución del funcionamiento conductual y emocional.
La autora principal Yoko Nomura, PhD, MPH, profesora adjunta en Queens College, City University of New York en Flushing, y del Departamento de Psiquiatría de la Mount Sinai School of Medicine en New York City, dijo a Medscape Medical News: «Resultó que esta combinación realmente intensifica el riesgo de TDAH».
Sin embargo, observó que la diabetes gestacional en sí podría no ser el problema.
La Dra. Nomura añadió: «Es posible que sea algo relacionado con ello, como un aumento de la concentración de glucosa, que hace que los lactantes utilicen su energía más para la destoxificación de su glucosa excesiva y tal vez menos para el desarrollo de sus cerebros u otros órganos decisivos».
Hizo notar que si bien aún no se ha esclarecido el mecanismo que explica la relación entre la diabetes gestacional más una posición socioeconómica baja y el TDAH, los especialistas en medicina interna, endocrinología, pediatría, obstetricia y psiquiatría, lo mismo que las trabajadoras sociales, deben tener presente este posible vínculo.
Los investigadores señalan: «Puesto que el TDAH es un trastorno con gran tendencia a heredarse, las medidas para evitar la exposición a los riesgos ambientales mediante el aleccionamiento de las pacientes ayuda a reducir el riesgo modificable no genético del TDAH y otros problemas del desarrollo».
La Dra. Nomura dijo: «Las autoridades sanitarias y los médicos deben informar que el control de las concentraciones de glucosa no sólo es importante para un nacimiento saludable, también puede repercutir en los desenlaces en la descendencia durante el curso de la vida».
El estudio fue publicado recientemente en la versión en línea de Archives of Pediatric and Adolescent Medicine.
Escasez de investigación
La diabetes gestacional, que se define como intolerancia a la glucosa durante el embarazo, suele aparecer durante el segundo o el tercer trimestre, señalan los investigadores. «Aproximadamente 7% de todos los embarazos se complican con diabetes gestacional: más de 135.000 casos al año».
Los investigadores añaden que la prevalencia de este trastorno ha aumentado en los últimos 20 años, sobre todo en minorías étnicas y en personas con posición socioeconómica baja. Esto se debe en parte a «cambios en el estilo de vida que intensifican el riesgo, por ejemplo, el mayor consumo de grasas saturadas, azúcar y alimentos procesados y los tipos de trabajo sedentarios».
Observan que el segundo y el tercer trimestre del embarazo representan periodos de rápido desarrollo del cerebro del feto. Sin embargo, los problemas neuroconductuales causados por la diabetes gestacional «han permanecido relativamente inexplorados».
La Dra. Nomura hace notar: «La diabetes gestacional suele producir lactantes que son de tamaño enorme, realmente grandes debido al incremento de sus concentraciones de glucosa». «La macrosomía no es tan favorable y puede causar muchos problemas, de manera que el evitarla es importante, dijo, añadiendo que también se ha demostrado que la baja posición socioeconómica tiene efectos perjudiciales».
La pobreza puede aumentar otros problemas. Sin embargo, si se tienen los recursos económicos, se puede obtener una buena atención médica y mejores alimentos».
Para este estudio, los investigadores analizaron a 212 niños preescolares (73,6% niños, 59% blancos; 12,3% negros, 10,4% asiáticos, 18,4% mixtos y otros) de la ciudad de Nueva York que tenían 3 ó 4 años al inicio (media de edad: 4,31 años). A los participantes se les hizo seguimiento hasta los 6 años de edad.
Se llevaron a cabo entrevistas personales a las madres para obtener los antecedentes de diabetes gestacional y se utilizó el Índice Socioeconómico Prestige para medir la posición socioeconómica de la familia. Una calificación media de 55,4 diferenció la posición socioeconómica baja de la alta.
Al inicio, tanto padres como maestros llenaron la Escala de Valoración de TDAH-IV para notificar los síntomas de TDAH. A fin de corroborar el diagnóstico de TDAH, se entrevistó a los niños cada año del estudio utilizando el Esquema de Kiddie para Trastornos Afectivos y Esquizofrenia —Versión presente y De por Vida.
Además, se utilizó la Valoración Neuropsicológica del Desarrollo para medir el funcionamiento de la atención y el funcionamiento ejecutivo, la memoria del lenguaje, la coordinación motriz fina y el procesamiento visuoespacial; se utilizó la Escala de Inteligencia Preescolar y Primaria de Wechsler para medir el coeficiente intelectual; y se empleó la Batería de Valoración del Temperamento de Niños Revisada para medir el temperamento.
Los criterios principales de valoración comprendieron diagnósticos de TDAH, síntomas de TDAH, temperamento, funcionamiento cognitivo y medidas neuroconductuales. Los criterios secundarios de valoración fueron problemas conductuales y de funcionamiento emocional, según se midieron con el Sistema de Valoración de la Conducta para la Escala de Valoración de Padres de Niños y Maestros.
Riesgo notablemente aumentado
Los resultados demostraron que 10% de las madres de los participantes tenían diabetes gestacional pero no una posición socioeconómica baja y 44,5% tenían baja posición socioeconómica pero no diabetes gestacional. Un total de nueve niños tenían baja posición socioeconómica y madres con diabetes gestacional.
Hubo un incremento en el riesgo de TDAH a los 6 años de edad para los niños expuestos a la diabetes gestacional dos tantos mayor que para los que no estuvieron expuestos a ella (oportunidades relativas [OR]: 2,20; intervalo de confianza [IC] del 95%: 1,00 a 4,82; p = 0,05).
También hubo un incremento de dos tantos en el riesgo de TDAH a los 6 años de edad para los niños de familias con baja posición socioeconómica (OR: 2,41; IC del 95%: 1,53 a 3,79; p < 0,001) y un riesgo de TDAH al inicio dos tantos mayor (OR: 1,87; IC del 95%; 1,21 a 2,89; p = 0,005) en los niños de familias con alta posición socioeconómica.
El riesgo de TDAH por diabetes gestacional también fue siete veces mayor para los participantes de hogares con baja posición socioeconómica (OR: 7,0; IC del 95%: 1,58 a 31,48; p = 0,004).
Los niños con madres que tenían diabetes gestacional durante el embarazo también mostraron medias de calificaciones de inatención significativamente más altas al inicio que los de madres sin diabetes gestacional (p = 0,05), pero no hubo diferencias intergrupales significativas en las calificaciones de hiperactividad e impulsividad al inicio.
Los niños de familias con baja posición socioeconómica tuvieron calificaciones de inatención significativamente más altas y calificaciones de hiperactividad e impulsividad más altas al inicio que los de familias con posición socioeconómica alta (para ambos, p = 0,01).
Al inicio, los que tenían madres con diabetes gestacional y posición socioeconómica baja mostraron un funcionamiento neuropsicológico y cognitivo significativamente inferior, según se puso de manifiesto en las calificaciones del procesamiento verbal, visuoespacial y de IQ de toda la escala, que cualquiera de los otros grupos. Estos niños también tuvieron conductas temperamentales significativamente peores, lo que comprende una mayor desinhibición, más nivel de actividad y más falta de persistencia.
A los 6 años de edad, el grupo con diabetes gestacional y baja posición socioeconómica también tuvo calificaciones uniformemente más altas de problemas», señalan los investigadores, incluidos los problemas de comunicación funcional, aislamiento y atención.
Por último, «en una prueba de interacción aditiva se determinó que el riesgo de TDAH aumentaba más de 14 tantos (p = 0,006)» para los niños de 6 años de edad cuando habían estado expuestos tanto a la diabetes gestacional materna como a la baja posición socioeconómica en comparación con aquellos que no habían estado expuestos a ninguno de estos factores.
Los investigadores señalan: «Las medidas de prevención a largo plazo deben dirigirse a madres con diabetes gestacional para evitar un desarrollo neuroconductual no óptimo y mitigar el riesgo de TDAH en su descendencia».
Un «paso crucial»
El Dr. Joel Nigg, PhD, de Oregon Health and Science University en Portland, afirma en un editorial concomitante que este estudio muestra «pruebas adicionales, en un diseño retrospectivo, de que los primeros sucesos en el desarrollo guardan relación con el TDAH subsiguiente en los niños».
El Dr. Nigg añade: «Se supone que la mayor parte de los riesgos ambientales relevantes ocurren en etapas muy tempranas del desarrollo». «Si tienen una relación causal, y si se pueden comprender desde el punto de vista fisiopatológico, tales efectos ambientales sobre el TDAH tienen una importancia trascendental porque abren la puerta para la prevención final de esa proporción de casos de TDAH causados por lesiones tempranas del sistema nervioso».
Hace notar que cuando finalmente se logren comprender los mecanismos biológicos de una influencia ambiental, «se creará un modelo potente para determinar la posible patogenia del TDAH».
El Dr. Nigg llega a la conclusión de que: «Este descubrimiento será un paso crucial para analizar las múltiples vías causales de lo que puede ser una vía final común del fenotipo de TDAH».
El estudio fue financiado por becas del National Institute of Mental Health y el US Department of Health and Human Services. Los autores del estudio y el Dr. Nigg han declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente.
Referencias:
Arch Pediatr Adolesc. Published online January 2, 2012. Abstract, Editorial

Trastornos psicológicos y los trastornos mentales entre los adultos diabéticos españoles: un estudio caso-control


Resumen

Objetivo

Para comparar la prevalencia de los trastornos psicológicos y los trastornos mentales entre la diabetes y los enfermos de diabetes no-e identificar los factores asociados.

Métodos

Estudio caso-control sobre la base de datos de la Encuesta de 2006 a 2007 Nacional de Salud español. Se identificaron 2.193 adultos diabéticos tipo 2. Controles no diabéticos fueron emparejados por edad 01:01 y sexo. La presencia de un trastorno mental se consideró si los sujetos respondió afirmativamente a las preguntas: "¿Ha sufrido depresión y / o ansiedad en los últimos 12 meses? Y "¿Su médico confirmó el diagnóstico?". El cuestionario de 12 ítems General de Salud se utilizó para medir la angustia psicológica.Covariables independientes incluyeron socio-demográficos y variables relacionadas con el brezo.

Resultados

Prevalencia de los trastornos mentales fue de 18,6% entre los diabéticos y el 16,4% de los controles (OR ajustado: 1.17 IC 95% 1,01-1,38). 26% de los diabéticos y el 18,9% de los no diabéticos angustia que padecieron psicológica (OR ajustado: 1.51 IC 95% 1.25 a 1.83). Entre las variables asociadas con el sufrimiento diabéticos un trastorno mental y la angustia psicológica fueron: sexo femenino, edad más joven, peor estado de salud auto nominal, la comorbilidad, la visita de médico de cabecera en las últimas 4 semanas y la asistencia de urgencias en el último año.

Conclusiones

Adultos diabéticos tienen mayor prevalencia de diagnóstico de los trastornos mentales y los trastornos psicológicos que los no diabéticos. Programas dirigidos a prevenir, vigilar y controlar estos problemas de salud mental en atención primaria deben ser implementadas.

Palabras clave

  • Ansiedad; Depresión; Diabetes; Los trastornos mentales; Trastornos psicológicos
  Primary Care Diabetes ;  Volume 6, Issue 2, July 2012, Pages 149–156 Cover image