Es mostren els missatges amb l'etiqueta de comentaris Trastorns infantils. Mostrar tots els missatges
Es mostren els missatges amb l'etiqueta de comentaris Trastorns infantils. Mostrar tots els missatges

dilluns, 6 d’abril de 2015

TDAH en l'adolescència?

¿TDAH en la adolescencia? 50 PREGUNTAS orientativas para reconocer y tratar el TDAH

Manual Clínico/Psiquiátrico con interesante información para profesionales sobre el TDAH, centrado en la adolescencia, .
Escrito por Néstor Szerman.


dissabte, 7 de setembre de 2013

L'estrès post-vacacional. Què en sabem?

 El nomenat ESTRÈS POST-VACACIONAL no és mes que un procés de readaptació que permet a les persones d'afrontar novament les obligacions i responsabilitats (socials, laborals i familiars) que suposa un retorn la la nostra vida habitual després d'un espai de temps més relaxat i de cert "descontrol".

 Aquesta nominació no és un terme científic, sinó que sorgeix de l'àmbit popular, especialment utilitzat per la premsa i els mitjans de comunicació a finals d'agost i primers de septembre. Bona prova d'aquesta afirmació és la varietat de noms amb que es nomena el nostre funcionament psicosocial en aquesta època de l'any: Síndrome post-vacacional o Depressió post-vacacional.

 Aquests tipus de nominacions o classificacions són un reflex de la nostra societat més actual, que te especial predilecció en classificar-ho gairebé tot, no fos que alguna cosa se'ns escapés de les mans!!

 L'estrès o deixa de ser un procés normal en les persones, ja que hem d'adaptarnos a les demandes ambientals (familia, feina, escoles, economia, relacions socials, ...)


divendres, 16 d’agost de 2013

TDAH: Viviendo sin frenos (II parte)

¿Cuáles son los diferentes tipos de problemas en los niños con TDAH?

Los niños con TDAH experimentan problemas en tres campos:
1. Síntomas de disfunción ejecutiva: Previamente hemos definido los componentes de la disfunción ejecutiva en términos científicos. Ahora traduciremos estos problemas en síntomas de la vida real.
1.a. Síntomas clásicos del TDAH:
- Distracción -> Inadecuada inhibición de los estímulos externos.
- Impulsividad -> Inadecuada inhibición de los impulsos internos.
- Hiperactividad -> Liberar físicamente estos estímulos.
1.b. Otros síntomas de la disfunción ejecutiva:
Si no abordamos estos síntomas sólo estamos tratando la punta del iceberg.
- Actúan como polillas: Son atraídos por las luces más brillantes.
Autor: Dr. Roberto Rosler Médico Neurocirujano egresado con Diploma de Honor – Universidad de Buenos Aires.  Orador y tutor en Asociación Educar, una reconocida plataforma online dedicada a la neuropsicoeducación.  | On 12, ago 2013

TDAH: Viviendo sin frenos

La principal dificultad que tienen los niños con TDAH/ADHD es que no pueden inhibir el momento presente lo suficiente como para considerar el futuro.
No es que a Juan no le importe el futuro, sencillamente, para él pasado y futuro parecen no existir.

El “iceberg” del TDAH: Más problemas de los esperados

Hemos estado fallando en el punto:
“¡Juan es muy activo! Nunca deja de moverse. Se distrae ante el más mínimo ruido y tiene el período de atención de una pulga. A menudo actúa antes de pensar. Su hermana María con frecuencia vive en el medio de la niebla. A veces está tan perdida en el espacio que al llamarla le decimos: “Planeta Tierra comunicándose con María”.
Esta viñeta es como típicamente se considera a los niños con el trastorno (¡qué fea palabra!) de déficit (¡otra palabra feísima!) de atención e hiperactividad (TDAH o ADHD). Pero muchas veces esto es solamente la punta del iceberg. Ésta es otra probable descripción del cuadro completo de un niño con ADHD:
“Gritamos toda la mañana para poder salir de casa. Para hacer la tarea tarda horas y horas. Si uno no lo ayuda con su tarea, es tan desorganizado que nunca lo hará bien. Si uno lo ayuda, él me grita. Como nunca encuentra nada, todo el mundo piensa que no le importa nada. No importa cuánto le roguemos o castiguemos, él continúa haciendo las mismas cosas estúpidas una y otra vez. Nunca considera las consecuencias de sus acciones y parece no interesarle si estas acciones me lastiman. Es tan fácil para él sentirse agobiado. Él es tan inflexible y luego estalla por cualquier cosa”.

diumenge, 17 de març de 2013

REDUCCIÓN DEL RIESGO DE LAS CONDUCTAS DE RIESGO EN LA ADOLESCENCIA Y JUVENTUD


Este cómic constituye el instrumento central del programa de prevención selectiva ‘una noche de fiesta: información, prevención y reducción del riesgo’, elaborado por el ayuntamiento de Ibiza y el plan nacional sobre drogas. 
La unidad didáctica, destinada a los adolescentes de entre 15 y 19 años, ofrece a los jóvenes información sobre los efectos de las drogas en el organismo y sugiere algunas estrategias para reducir los riesgos de su consumo. Para ello, el cómic narra la historia de un grupo de amigos en una noche de fiesta especial, en la que celebran que han terminado los exámenes. 
A lo largo del relato, se describen las consecuencias del consumo de drogas sobre el comportamiento, los riesgos del consumo simultáneo de diferentes sustancias o su influencia sobre la capacidad de conducción. El material también permite practicar algunas habilidades de rechazo frente a la presión del grupo. 
El programa, que puede ser desarrollado por técnicos en prevención, monitores o profesores de secundaria, prevé la entrega de un cómic a cada estudiante y su análisis a lo largo de tres o cuatro sesiones, de una hora de duración cada una, en las que el cómic sirve de base para trabajar una serie de contenidos teóricos con el grupo.
Castro, I./ et al. Una noche de fiesta. Información, prevención y reducción de riesgos. Ibiza, Ajuntament dEeivissa, 2010, 48 páginas. http://www.eivissa.es/portal/images/stories/pdf/comic_cast.pdf

dimarts, 5 de març de 2013

CONCERTA, o la medicación del TDAH


Datos extraídos del prospecto y de la ficha completa del vademecum (información farmacológica acreditada).  

Que es CONCERTA y para que se utiliza 

Composición de Concerta
El principio activo es metilfenidato hidrocloruro
· Concerta contiene metilfenidato hidrocloruro
Los demás componentes son:
· Butilhidroxitolueno (E321), acetato de celulosa, hipromelosa (E464), ácido fosfórico concentrado, poloxámero 188, óxidos de polietileno 200K y 7000K, povidona K29-32, cloruro de sodio, ácido esteárico, ácido succínico, óxido de hierro negro (E172), óxido de hierro amarillo (E172)
· Cubierta-film: hipromelosa (E464), lactosa monohidrato, dióxido de titanio (E171), triacetina
· Cubierta transparente: cera carnauba, hipromelosa (E464), macrogol 400
· Tinta de impresión: óxido de hierro negro (E172), hipromelosa (E464), alcohol isopropilo, propilenglicol y agua purificada.

Para qué se utiliza
Concerta se utiliza para tratar “el trastorno por déficit de atención con hiperactividad” (TDAH).
· se utiliza en niños y adolescentes de edades comprendidas entre 6 y 18 años
· se utiliza sólo tras haber probado antes tratamientos que no incluyan medicamentos. Así como la terapia de comportamiento y asesoramiento.
Concerta no está indicado en el tratamiento de TDAH en niños menores de 6 años o para el inicio del tratamiento en adultos. Cuando el tratamiento se inicia a una corta edad, puede ser adecuado seguir tomando Concerta hasta que sea adulto. Su médico le aconsejará sobre esto.

diumenge, 10 de febrer de 2013

Calidad de red como variable moduladora de depresión en adolescentes estudiantes de nivel medio.

En un estudio previo (Nava & Vega, 2008) quisimos probar si alguna alteración emocional (depresión) podía ser atribuida a la lejanía de la red familiar, los análisis mostraron que sí era posible encontrar diferencias entre jóvenes recluidos y estudiantes universitarios. Sin embargo, los resultados del estudio anterior dejaban una duda, ¿sería posible encontrar depresión aun cuando no hay ausencia de familia de origen? Y, ¿qué variables explicarían tal fenómeno, en caso de encontrar diferencias? Por lo anterior, decidimos realizar un estudio en el cual los participantes fueran adolescentes sin ninguna carencia de familia o alteración psicológica aparente. Evaluamos diferentes variables: apoyo social, estrés, calidad de red y depresión. Los resultados mostraron que sí fue posible replicar los resultados del primer estudio, a pesar de que no existieron alteraciones emocionales o de red graves. Las conclusiones son discutidas a la luz de los hallazgos empíricos y teóricos correspondientes.

VALERO, Cynthia Zaira Vega; TAPIA, Laura Yeraldin Martínez; QUIROZ, Carlos Nava  y  TRUJANO, Rocío Soria. Calidad de red como variable moduladora de depresión en adolescentes estudiantes de nivel medio. Liberabit [online]. 2010, vol.16, n.1 [citado  2013-02-10], pp. 105-112 . Disponible en: http://pepsic.bvsalud.org/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1729-48272010000100011&lng=es&nrm=iso

Depressió infantil i adolescent

El objetivo de este trabajo fue, por un lado, explorar los indicadores de depresión en escolares adolescentes, de acuerdo al sexo, la edad y el tipo de escuela a la que concurren y, por otro lado, determinar su relación con el desempeño académico en las áreas de lengua y matemática. Los instrumentos empleados para el relevamiento de datos fueron un Cuestionario de Depresión para niños y pruebas de logro utilizadas en operativos provinciales de evaluación de calidad educativa. Se trabajó con una muestra de 888 alumnos del 7º y 9º año de EGB., de ambos sexos, asistentes a escuelas públicas y privadas. Los resultados globales indicaron débiles correlaciones negativas estadísticamente significativas entre los indicadores de depresión y el rendimiento escolar en ambas áreas. Sin embargo, un análisis pormenorizado de acuerdo al sexo, la edad y el tipo de escuela, indicó que esa asociación depende de estas variables y que los efectos se observan en las mujeres y en los alumnos de las escuelas públicas.

PEREZ, Mirna Viviana  y  URQUIJO, Sebastián. Psicol. esc. educ. [online]. 2001, vol.5, n.1 [citado  2013-02-10], pp. 49-58 . Disponible en: http://pepsic.bvsalud.org/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1413-85572001000100006&lng=es&nrm=iso

dijous, 6 de desembre de 2012

APLICACIÓN DE LA VERSIÓN ESPAÑOLA DE LA TERAPIA PARA LA EFICACIA SOCIAL EN ADOLESCENTES (SET-ASV) AL TRATAMIENTO DE UN ADOLESCENTE CON FOBIA SOCIAL GENERALIZADA


El tratamiento consta de 29 sesiones: una sesión en grupo (fase educativa), 12 en las que se entrenó al sujeto en habilidades sociales en grupo y 16 individuales, en las que se aplicó exposición en vivo. La evaluación se llevó a cabo en tres momentos temporales: pretest, postest y en un seguimiento a los 12 meses. Los resultados muestran una reducción significativa de las respuestas de ansiedad social tras la intervención así como un mantenimiento de estos efectos en el seguimiento a largo plazo.


José Olivares y Luis J. García López

Psicología Conductual, Vol. 10, Nº 2, 2002, pp. 409-419
http://www4.ujaen.es/~ljgarcia/investig_archivos/SET-Asv.pdf

dimecres, 14 de novembre de 2012

Las pastillas de portarse bien

La epidemia ha vuelto a las aulas. Cientos de niños en el País Vasco, más de 250.000 en España y millones en el mundo, están siendo tratados contra una enfermedad que no existe con un fármaco que puede causarles graves problemas de salud. La hiperactividad está siendo puesta en tela de juicio por un número creciente de profesionales sanitarios, que considera que se está dando una respuesta médica a lo que a menudo se trata sólo de un problema educativo. ¿Es un crío movido un enfermo o lo normal en los más pequeños es que salten, corran y se aburran en clase? Un demoledor informe del Departamento vasco de Sanidad, financiado también por el Gobierno central, aporta las claves para la atención adecuada de un problema sanitario y social que, según considera, ha tomado ya unas dimensiones "desproporcionadas".  Sólo una excepción   En medio de ambas corrientes, un tercer grupo, los defensores de la psicoterapia, considera que la hiperactividad, el déficit de atención y la impulsividad no pueden considerarse una enfermedad, sino "ocasionalmente" síntomas de un problema de salud más grave. Se refieren a los trastornos de la personalidad, patologías cercanas a la psicosis y la esquizofrenia, que requieren un abordaje terapéutico más amplio, basado fundamentalmente en la ayuda psicológica y el apoyo familiar y escolar. Figura entre ellos el psiquiatra infantil Alberto Lasa, coautor del informe del Gobierno vasco 'Evaluación de la situación asistencial y recomendaciones terapéuticas en el TDAH'. "Se le atribuye una incidencia del 5% al 8% , y en determinados entornos hasta del 15% de la población infantil. No es así. Los niños hiperactivos son sólo una excepción", aclara. La falta de consenso entre los profesionales sanitarios es total. Más allá de las dudas sobre su existencia, no hay acuerdo sobre qué es la hiperactividad, cómo debe diagnosticarse ni cómo se ha de tratar. Ni siquiera se sabe a ciencia cierta si se trata de un trastorno infantil, como se decía hasta hace sólo unos años, o de una enfermedad crónica. "Los criterios van cambiando. La última moda es que se trata de una patología incurable que necesita terapia de por vida. La comparan con la necesidad de insulina para el diabético o las gafas para un miope", critica Alberto Lasa. Los especialistas que la atribuyen a un fallo en el cerebro la diagnostican mediante el análisis de dos test que rellenan los profesores del niño, por un lado, y los padres, por otro. En ellos, plantean preguntas como si el niño es muy movido, contesta a sus padres, si desobedece y se le caen las cosas a menudo. "Se sabe muy poco del desarrollo del Sistema Nervioso Central de los niños» -añade Tizón- pero sí se sabe que se halla en continua evolución al menos hasta los 7 u 8 años. Después se enfrentará a la apoptosis neuronal masiva de la adolescencia. Cómo para introducir crónicamente anfetaminas en ese cerebro del que sabemos tan poco, salvo su dinámina y plasticidad". Pero, ¿hasta qué punto son peligrosos los fármacos contra la hiperactividad? El Instituto Nacional de la Salud de Estados Unidos (NHI) arranca su página de información ciudadana sobre el controvertido fármaco con una seria advertencia. "El metilfenidato -comercializado en España con los nombres de 'Concerta', 'Medikinet' y 'Rubifen'- puede crear hábito. Si toma demasiado puede sentir que no controla sus síntomas y que necesita tomarlo en grandes cantidades. También es posible que experimente cambios inusuales en su comportamiento". "Vender u obsequiarlo -añade la advertencia- puede causar daños a otras personas y constituye un delito". En países como Francia y Suecia su uso es prácticamente nulo; y está limitado legalmente por tener la consideración de sustancia estupefaciente. Sus efectos secundarios "más frecuentes" son pérdida de apetito, disminución del peso y estatura, trastornos del sueño, irritabilidad y ansiedad. Estudios recientes apuntan al deterioro de la capacidad cognitiva, la aparición de psicosis paranoide, que desaparece con su supresión, y también efectos cardiovasculares y crisis epilépticas. Otra consecuencia "temible" y polémica sobre su toma es el riesgo de utilización abusiva y predisposición a conductas toxicómanas. El Ministerio de Sanidad admite en una nota a los profesionales sanitarios que "su mecanismo de acción no se conoce con precisión" y que "no se dispone de datos suficientes respecto a los posibles efectos a largo plazo". La sanidad de EE UU añade algo más: "El metilfenidato puede causar muerte súbita en niños y adolescentes, especialmente en aquellos que tienen problemas cardíacos". El peso de los laboratorios   ¿Cómo es posible entonces que se dé a los niños algo tan peligroso? "Calmar a un niño agitado facilita la vida a todo el mundo", argumenta Juan Manzano, profesor de Psiquiatría infantil y juvenil en la Universidad de Ginebra. "A los padres les resulta más confortable oír que su niño estará bien con la toma de una pastilla que asumir, por ejemplo, un problema educativo. Y no olvidemos que toda industria, la que sea, tiende a vender su producto". En el centro de la polémica quedan las empresas farmacéuticas. El informe del Gobierno vasco alerta de que la mayoría de las guías de práctica clínica del TDAH "fallan en aspectos tan importantes como la rigurosidad de la metodología utilizada" y están financiadas "por la industria", que fabrica y comercializa la medicación. «La hiperactividad existe», concluye el reconocido psiquiatra francés Bernard Golse, "pero son muy pocos casos. Hablar de un 8% o un 10% de incidencia es una tontería muy triste, una falsedad difundida por los laboratorios farmacéuticos, que sólo quieren vender medicamentos".
  El documento pone en entredicho la existencia misma de la hiperactividad (TDAH) como enfermedad y llama la atención sobre el "creciente" e "indiscriminado" uso que se está haciendo de los psicoestimulantes para su tratamiento.  Esta tendencia, alertan, "se ve apoyada y favorecida por la difusión de la hipótesis, cuestionable, de que la causa" de este trastorno, "es exclusivamente neurológica y determinada genéticamente". El trabajo es concluyente. Ni existen pruebas diagnósticas para verificar la existencia del TDAH, ni la comunidad científica se pone de acuerdo sobre cuál es la mejor manera de abordarlo. En todo caso, alertan de que "en nuestro país no se están siguiendo las recomendaciones sanitarias más básicas y prudentes en cuanto a la prescripción del metilfenidato", la droga que se prescribe contra la supuesta patología. La hiperactividad no es nueva. Comenzó a hablarse de ella a principios del siglo pasado, aunque ha sido en las últimas décadas cuando ha adquirido dimensiones epidémicas. Para muchos investigadores, como el neuropediatra estadounidense Fred Baughman, autor del superventas 'El fraude del TDAH', directamente no existe. Es sólo "un invento de la Psiquiatría" sin base científica alguna, que cuenta con el escudo protector de la industria. La mayoría de los profesionales de la salud lo considera como un síndrome de origen neurológico, que se controla con psicoestimulantes. Durante décadas, los defensores de esta idea, médicos de familia, pediatras y neuropediatras fundamentalmente, han buscado marcadores biológicos, pruebas de laboratorio como radiografías y escáneres que permitieran demostrar esta hipótesis. No los han logrado. "La Asociación Americana de Medicina llegó a afirmar en 1998 que el TDAH 'es uno de los trastornos mejor investigados de la Medicina'. No deja de ser una afirmación pintoresca al referirse a un cuadro cuya base genética no se ha demostrado ni de lejos", comenta el psiquiatra Jorge Tizón, fundador del Equipo de Prevención en Salud Mental de la Sanidad catalana.

Estudi sobre el vincle (apego) dels nens, en edat preescolar, amb la mare i el risc que això suposa en la seva adaptació al Jardí de la Infància: Poden els mestres notar-ne la diferència?


En aquest estudi s'aborden dos problemes en base a la Teoria del Vincle (apego):
Primerament s'ha investigat si una relació propera entre nens i mestres pot protegir als infants que no estan ben vinculats a les seves mares de resultats negatius, especialment en comportaments agressius. I per altre banda es va avaluar si la sensibilitat dels mestres pot protegir als infants amb un vincle segur, respecte d'altres relacions més fredes d'aquests mestres amb els seus alumnes.
Es va fer servir una mostra de 127 nens, i es va observar els vincles entre mares i nens de pre-escolar. A Kindergarten es va observar la sensibilitat dels mestres, la relació propera entre nens i mestres, i les conductes agressivesn qualificades pels mateixos professors.
Els resultats de l'anàlisi multinivell de la regressió geràrquica va mostrar per primera vegada que amb una bona relació propera entre mestres i alumnes, els infants amb un vincle menys segur presenten menys risc de comportaments agressius.
I per altre banda es va trobar que amb els mestres que tenen una alta sensibilitat, hi ha menys risc que els nens amb un vincle menys segur desenvolupin males relacions amb aquests professors.
Buyse, E., Verschueren, K. and Doumen, S. (2011), Preschoolers' attachment to Mother and Risk for Adjustment Problems in Kindergarten: Can Teachers Make a Difference?. Social Development, 20: 33–50. doi: 10.1111/j.1467-9507.2009.00555.x  Preschoolers' Attachment to Mother and Risk for Adjustment Problems: Can Teachers Make a Difference?

El maltrato en la niñez podría relacionarse con la alteración en el cerebro adolescente


Los abusos en la niñez podrían asociarse con alteraciones en el cerebro adolescente, según una nueva investigación, publicada en la revista Archives of Pediatric & Adolescent Medicine, y que ha hallado que los adolescentes que habían sido víctimas de abuso o de alguna negligencia presentan menos materia gris en algunas áreas del cerebro, en comparación con los que no habían sufrido ningún tipo de maltrato.
Las áreas afectadas del cerebro eran diferentes entre los chicos y las chicas, lo que podría estar relacionado con si los adolescentes habían sufrido un abuso o negligencia de tipo físico o emocional.
Se observaron reducciones en la materia gris de las áreas prefrontales del cerebro, independientemente de si el adolescente había sufrido abuso físico o emocional. en cambio, la reducción de materia gris en otras áreas del cerebro dependía del tipo de maltrato sufrido. En los chicos, la reducción en la materia gris parecía concentrarse en áreas del cerebro asociadas con el control de los impulsos o el abuso de sustancias. En las chicas, en cambio, la reducción se observó en las zonas del cerebro relacionadas con la depresión.

divendres, 2 de novembre de 2012

Síntomas de trastornos de ansiedad en niños y adolescentes: Diferencias en función de la edad y el sexo en una muestra comunitaria

Los síntomas de ansiedad en la infancia y adolescencia constituyen un importante factor de riesgo para el desarrollo de los trastornos de ansiedad en etapas evolutivas posteriores. Este estudio examina la frecuencia y características de los síntomas de los principales trastornos de ansiedad en niños y adolescentes empleando una medida de autoinforme basada en las categorías diagnósticas del manual de la APA.


Orgilés, Mireia; Méndez, Xavier; Espada, José Pedro; Carballo, Jose Luis; Piqueras, José Antonio
Publicado en Rev Psiquiatr Salud Ment. 2012;05:115-20. - vol.05 núm 02



Introducción
Los síntomas de ansiedad en la infancia y adolescencia constituyen un importante factor de riesgo para el desarrollo de los trastornos de ansiedad en etapas evolutivas posteriores. Este estudio examina la frecuencia y características de los síntomas de los principales trastornos de ansiedad en niños y adolescentes empleando una medida de autoinforme basada en las categorías diagnósticas del manual de la APA.

Material y métodos
Se trata de un estudio transversal no intervencionista. Participaron 2.522 niños y adolescentes de 8 a 17 años (49% varones), reclutados de diversos colegios de la provincia de Alicante, que completaron la Escala de Ansiedad Infantil de Spence.

Resultados
La puntuación media obtenida en la escala (rango: 0-114) fue 25,15 (DT=13,54). El 26,41% de los niños y adolescentes mostraron puntuaciones elevadas en cualquier trastorno de ansiedad. Los síntomas de ansiedad por separación son los más frecuentes en la muestra (5,5%), seguidos por los miedos físicos (5,1%). Las niñas puntúan significativamente más alto en todos los trastornos (p<,001), excepto en el trastorno obsesivo-compulsivo. Se hallaron diferencias en función de la edad en todos los trastornos, excepto en los miedos físicos, pero los tamaños del efecto fueron medios únicamente en la ansiedad por separación, que desciende con la edad, y en la ansiedad generalizada, mayor en los adolescentes que en los niños.

Conclusiones
Se destaca la importancia de que, desde el ámbito de salud mental, se lleve a cabo una detección temprana de los síntomas de ansiedad en los niños a partir de 8 años para facilitar la intervención y evitar el desarrollo posterior de los trastornos de ansiedad


Discusión
El objetivo del presente estudio era examinar las características de los síntomas de los principales trastornos de ansiedad en una muestra amplia de niños y adolescentes con edades comprendidas entre 8 y 17 años. Los resultados del estudio muestran que los síntomas del trastorno de ansiedad por separación son los más frecuentes, seguidos por los síntomas de miedos físicos. Dichos hallazgos coinciden con los resultados de estudios previos que ponen de manifiesto que la ansiedad por separación, junto a las fobias específicas, es el trastorno de ansiedad más frecuente en población infanto-juvenil2. Nuestro estudio informa además de la frecuencia de los síntomas de otros trastornos de ansiedad menos estudiados en niños y adolescentes españoles, como la ansiedad generalizada o el trastorno de pánico, este último el de menor prevalencia junto con la fobia social. El porcentaje de niños y adolescentes con puntuaciones altas en cualquier trastorno de ansiedad es mayor en nuestro estudio en comparación con trabajos previos2, 3, 4, 5. La mayor prevalencia encontrada podría deberse a que el presente estudio examina síntomas de trastornos de ansiedad y no trastornos diagnosticados.
Respecto a las diferencias en función del sexo, las niñas manifiestan más ansiedad que los niños en todos los trastornos, excepto en el trastorno obsesivo-compulsivo. Numerosos trabajos a nivel internacional17, 18 afirman que los trastornos de ansiedad son más frecuentes en el sexo femenino, lo cual coincide con los hallazgos de nuestro estudio. La ausencia de diferencias significativas en los síntomas del trastorno obsesivo-compulsivo en función del sexo coincide con los resultados de estudios previos en los que niños y niñas no difieren en el porcentaje que manifiesta los síntomas de dicho trastorno19.
Los resultados indican que a más edad menos síntomas de ansiedad por separación, de trastorno obsesivo-compulsivo y de pánico, pero más manifestaciones de fobia social y de ansiedad generalizada. Los tamaños del efecto sugieren además que es en los síntomas de ansiedad por separación y de ansiedad generalizada donde las diferencias en función de la edad son mayores, en comparación con los otros trastornos examinados. Que los síntomas de ansiedad por separación disminuyen con la edad es un hallazgo común en estudios previos6, y se explica debido a que se considera un miedo evolutivo que tiende a desaparecer conforme el niño madura, pero que puede constituir un trastorno de ansiedad propio de la infancia con inicio antes de los 18 años. A pesar de que estudios previos indican que el riesgo de padecer un trastorno obsesivo-compulsivo y un trastorno de pánico se incrementa con la edad20, 21, en nuestro trabajo la prevalencia es menor conforme aumenta la edad del niño, aunque el tamaño del efecto indica diferencias muy pequeñas. La discrepancia de los resultados con los hallazgos previos podría deberse a que en nuestro estudio se empleó una medida de autoinforme que evalúa síntomas elevados de ansiedad en muestra comunitaria pero no trastornos clínicos. Respecto a los síntomas del trastorno obsesivo-compulsivo, estudios anteriores indican que los rituales y manías son frecuentes en los niños pequeños22, por lo que estos podrían haber considerado dichos rituales como manifestaciones excesivas, obteniendo de ese modo puntuaciones mayores que los adolescentes. La mayor puntuación alcanzada en fobia social y ansiedad generalizada a mayor edad coincide con la literatura científica existente que indica que tanto los miedos sociales como las preocupaciones excesivas propias del trastorno de ansiedad generalizada suelen aparecer a partir de la preadolescencia23, 24. Por último, los miedos físicos en los participantes de nuestro estudio se mantienen con la edad, en consistencia con los datos de la literatura que indican que los miedos y fobias que ocurren en la edad adulta podrían derivar de miedos intensos que aparecen en la infancia o adolescencia25.
El presente estudio presenta ciertas limitaciones y fortalezas. La principal limitación es que la información se recogió mediante el informe de los niños y adolescentes y no se obtuvieron medidas de la ansiedad a través de los padres. A pesar de la conveniencia de haber incluido en la evaluación a más de un informador, dado el componente subjetivo de malestar de los trastornos de ansiedad, la evaluación llevada a cabo por los propios sujetos se consideró una opción adecuada. Como fortaleza del estudio destacamos que se actualiza la información sobre la frecuencia y características de los síntomas de los trastornos de ansiedad en una muestra comunitaria infanto-juvenil, en base a la clasificación del manual de la APA, lo que permite conocer con mayor detalle determinados trastornos de ansiedad poco estudiados con niños y adolescentes españoles. El mayor conocimiento de dichos síntomas facilita su detección e intervención temprana por parte de los profesionales de salud mental, previniendo que dichas manifestaciones subclínicas constituyan en etapas evolutivas posteriores trastornos de ansiedad clínicos.FinanciaciónEsta investigación fue financiada por un proyecto Bancaja-UMH y un proyecto del Plan Nacional de Investigación Científica, Desarrollo e Innovación Tecnológica (EDU2008-05060).

Autor para correspondencia. morgiles@umh.es


Orgilés, Mireiaa; Méndez, Xavierb; Espada, José Pedroa; Carballo, Jose Luisa; Piqueras, José Antonioa
aDepartamento de Psicología de la Salud, Universidad Miguel Hernández, Elche, Alicante, España
bDepartamento de Personalidad, Evaluación y Tratamiento Psicológico, Universidad de Murcia, Murcia, España

Artículo original

La depresión materna afecta al desarrollo del lenguaje


La influencia que tiene en el niño todo lo que afecta a la madre durante el embarazo no es ninguna novedad para la ciencia, sin embargo, no dejan de conocerse datos sobre cómo afecta el entorno prenatal en los primeros años de vida del niño y en la adquisición de algunas funciones básicas.

La última puede leerse esta semana en las páginas de la revista 'Proceedings of the National Academy of Sciences', donde se ha analizado cómo desarrollan el lenguaje los niños nacidos de madres con depresión y cómo les afectó que sus madres hubiesen tomado antidepresivos.

Según el experimento realizado por Janet Werker y su equipo (de la Universidad de Harvard, EEUU), la depresión no tratada durante la gestación retrasó la habilidad de los niños para reconocer los sonidos vocales de su lengua materna. Un fenómeno que no se observó en el caso de los niños expuestos a ciertos antidepresivos en el útero (concretamente, los inhibidores de la recaptación de la serotonina).

Los autores reconocen que no saben cómo esta aceleración o retraso en la adquisición de las primeras habilidades del lenguaje puede repercutir en el desarrollo posterior del niño; y tampoco si este fenómeno es el mismo en el caso de otros fármacos contra la depresión.

De momento, y tras analizar a tres grupos de madres embarazadas de 36 semanas en distintas circunstancias (sin depresión, con depresión en tratamiento o sin él), señalan la importancia que tiene el bienestar materno en el posterior desarrollo infantil y recuerdan que "no tratar [la depresión] nunca debería ser una opción. Es importante que todas las mujeres embarazadas discutan sus opciones de tratamiento con sus ginecólogos".

También el cociente intelectual

No es el único trabajo que esta semana relaciona las condiciones intrauterinas con habilidades intelectuales posteriores. En la revista 'Neurology', investigadores finlandeses han observado que las madres con hipertensión durante el embarazo dan a luz sujetos con menor cociente intelectual.

Para extraer sus conclusiones tomaron como muestra a 398 varones nacidos entre 1934 y 1944, y que habían sido sometidos a un test de inteligencia para su ingreso en las Fuerzas Armadas cuando tenían 20 años. Cuando les repitieron las pruebas a los 69 años, aquellos cuyas madres tuvieron la tensión más alta en la gestación, puntuaron más bajo en los test de inteligencia.

Problemas como la preeclampsia, y otras patologías capaces de elevar la tensión de una mujer embarazada, están presentes en aproximadamente el 10% de las gestantes. Estos casos suelen traducirse en mayor riesgo de partos prematuros y bajo peso al nacer, dos circunstancias que se han relacionado con un menor desarrollo cognitivo de la descendencia.

ELMUNDO.es | Madrid

dilluns, 3 de setembre de 2012

El RISC de les conductes de risc en l'adolescència.


Tot i que l’adolescència és un tema recent d’investigació, el cert és que en les darreres dècades s’ha assolit un grau de coneixement important sobre determinades conductes i comportaments “no saludables” dels nostres joves i adolescents (pertanyents a societats desenvolupades i occidentalitzades).
En poquíssim espai de temps s’ha passat d’una mera observació d’unes conductes de risc (CR) en determinats sectors/grups de la nostra societat, a una constatació científica que aquestes són unes conductes “normatives” i socialment arraigades a amples sectors socioeconòmics de la nostra civilització.
Aquestes conductes solen practicar-se, majoritàriament, en grup i de forma exponencial (+ de 3), és a dir, que l’aparició d’una d’aquestes conductes de risc facilita l’aparició d’altres CR en la mateixa persona i grup d’interacció social.
S’ha comprovat que hi ha una explicació neurofisiològica i evolutiva (neurodesenvolupament) associada a aquestes edats, alhora que s’observen unes característiques temperamentals i de personalitat específiques en els joves i adolescents que practiques de forma reiterada aquestes conductes de risc.
També seria molt interessant que alguna recent investigació ens obrís els ulls a la següent qüestió: a què es deu que aquest percentatge de joves, associats a conductes de risc normatives, prioritzin la influència de determinats coetanis, mitjans de comunicació i persones amb elevats recursos econòmics, com a principals agents educadors actuals... ???

Condiciones de salud mental entre los niños en edad escolar: patrones geográficos y sociodemográficos en la prevalencia y tratamiento


Resumen: 

Objetivo: . Para explorar diferencias geográficas en diagnóstico de las condiciones de salud emocionales y del comportamiento mental y la recepción de tratamiento y métodos: Los datos provienen de la Encuesta Nacional 2007 de Salud de los Niños, una representativa a nivel nacional, informada por los padres, encuesta transversal. Pediátricos condiciones de salud mental fueron identificados con las respuestas de los padres a 3 preguntas sobre si un proveedor de cuidado de la salud siempre los había dicho que su hijo ha tenido depresión, problemas de ansiedad, o problemas de comportamiento o conducta. Los padres también informó sobre el año anterior tratamiento o asesoramiento por un profesional de salud mental. De ámbito estatal, las diferencias en la prevalencia de enfermedad fueron identificados con las estimaciones de prevalencia no ajustados y ajustados. La regresión logística multivariada evaluar las probabilidades de no recibir tratamiento por el estado y diagnósticos. Resultados: Casi el 8% de los niños de 6 a 17 años he sido diagnosticados con depresión o ansiedad, y el 5,4% alguna vez ha sido diagnosticado con problemas conductuales o de comportamiento. De ámbito estatal, las estimaciones de la informada por los padres depresión o la ansiedad varía desde el 4,8% en Georgia hasta el 14,4% en Vermont, mientras que la prevalencia de problemas de comportamiento varió de 3,2% en California hasta el 9,2% en Louisiana. Casi el 10% de los niños en edad escolar y el 53,1% de los diagnosticados con cualquier tipo de condición recibió el pasado año de tratamiento.Las probabilidades de recibir el año anterior informada por los padres del tratamiento no difirió según el estado de residencia, con la excepción de Louisiana y Nevada: los niños diagnosticados cada vez contaba con aproximadamente 2,5 veces las probabilidades de no recibir el tratamiento durante el año anterior en estos estados. Conclusión: La prevalencia de los padres informó de trastornos de salud mental entre los niños varía según factores geográficos y sociodemográficos, mientras que la recepción del tratamiento depende en general de los factores sociodemográficos y de salud.
Ghandour, Reem M. DrPH * ; Kogan, PhD Michael D. * , Blumberg, Stephen J. PhD  ; Jones, Jessica R. MPH * , Perrin, James M. MD 
Mental_Health_Conditions_Among_School_Aged.7

Trastorno Por Déficit de Atención con Hiperactividad en Niños/as. Efectos secundarios del Metilfenidato


El trastorno por déficit de atención con hiperactividad (siglas en inglés ADHD – en español TDAH) en la infancia se diagnostica cuando el niño/a muestra seis o más síntomas específicos de inactividad y/o hiperactividad habitualmente durante más de seis meses y en más de dos entornos. No hay una única prueba para TDAH.
Un médico puede diagnosticar TDAH con la ayuda de las pautas medias que fija la Academia Americana de Pediatría. El diagnóstico de TDAH supone recolectar información de varias fuentes diferentes, incluyendo al personal de la escuela, los cuidadores del niño/a, y los padres. El médico considerará como el comportamiento del niño/a se puede comparar con el de otros niños/as de la misma edad.
Estado/circunstancia/enfermedad que puede acompañar el TDAH en la infancia
  • Deficiencia de aprendizaje – Más o menos del 20 por ciento al 30 por ciento de los niños/as que padecen TDAH sufren de alguna deficiencia de aprendizaje específica. La dislexia, un tipo de trastorno en la capacidad para leer, está extendida entre los niños/as que padecen TDAH.
  • Síndrome de Tourette – Muy pocos niños/as padecen este síndrome, pero muchos de los casos del síndrome de Tourette se han asociado con TDAH. El síndrome de Tourette es un trastorno neurológico que causa que los que lo sufren tengan varios tics nerviosos y manierismos repetitivos. Algunas de las personas con el síndrome de Tourette puede que se aclaren la garganta frecuentemente, que resoplen, olfateen o chillen sin control ciertas palabras.
  • Trastorno oposicional desafiante – Tantos como un tercio a la mitad de los niños/as con TDAH también padecen de trastorno oposicional desafiante (siglas en inglés ODD). A menudo estos niños/as son desobedientes y tienen arrebatos de genio.
  • Trastorno de conducta – Alrededor del 20 por ciento al 40 por ciento de los niños/as con TDAH puede que eventualmente desarrollen trastornos de conducta (siglas en inglés CD), un modelo más serio de comportamiento antisocial. Estos niños/as mienten o roban con frecuencia, y tienden a no respetar el bienestar de los demás. Corren el riesgo de crearse problemas en el colegio o con la policía.
  • Ansiedad y depresión – Algunos de los niños/as que tienen TDAH puede que también tengan ansiedad y depresión. Si se reconocen y tratan los síntomas de la ansiedad y la depresión, estos niños/as podrán tratar mucho mejor con los problemas que acompañan a la TDAH.
  • Manía/ trastorno bipolar – Algunos de los niños/as con TDAH pueden desarrollar a su vez manía. El trastorno bipolar se caracteriza por cambios de humor entre periodos de excitabilidad y periodos de depresión. El niño/a bipolar puede tener momentos de humor eufórico y grandiosidad (ceñimientos de importancia), alternados con periodos de depresión o irritabilidad crónica.
Síntomas del TDAH en los niños/asLos niños/as con TDAH muestran signos de dificultad para prestar atención, hiperactividad, y/o impulsividad en formas específicas. Estos niños/as:
  • Se mueven constantemente
  • Se retuercen y mueven nerviosamente
  • No parecen estar escuchando
  • Tienen dificultades para jugar silenciosamente
  • A menudo hablan excesivamente
  • Interrumpen o se entrometen cuando hablan los demás
  • Se distraen fácilmente
  • No terminan sus tareas
Algunos comportamientos pueden parecer relacionados con TDAH, pero no lo son. Algunas de las causas que pueden hacer que haya un comportamiento similar al de TDAH son:
  • Un cambio repentino en su vida (como un divorcio, una muerte en la familia, o mudarse)
  • Ataques no detectados
  • Trastornos médicos que afecten a la función del cerebro
  • Ansiedad
  • Depresión

COMORBILIDAD EN EL TDAH


INTRODUCCIÓN
Hasta tal punto el Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH) presenta otros trastornos asociados que muchos investigadores se han llegado a cuestionar la existencia real del propio TDAH. Esta frecuente asociación, en definitiva, subraya la debilidad nosográfica y podría tratarse de un conjunto de condiciones patológicas que comporten una serie de subgrupos etiológicos cuya evolución y factores de riesgo podrían ser potencialmente diferentes (B ouvard y cols, 2006). De hecho las investigaciones actuales se han impuesto la necesidad de delimitar subgrupos homogéneos con la intención de aclarar los aspectos
etiopatogénicos y adaptar estrategias de tratamiento específicas para el TDAH y el trastorno comórbido.
Aunque la comorbilidad presenta una prevalencia alta en todos los subgrupos de TDAH, por las investigaciones realizadas hasta el momento, sería el subtipo combinado el que conlleva una mayor variedad, especialmente los trastornos disociales, el trastorno negativista desafiante y los trastornos ansioso – depresivos.
En este capítulo revisaremos los más frecuentes. A saber: los trastornos de ansiedad, los trastornos afectivos, trastornos de conducta, semiología del espectro autista en el TDAH, los tics y, por último, los trastornos del aprendizaje escolar.
Por último, terminamos afirmando, creyendo en las grandes posibilidades del niño hipercinético, a pesar de este “mundo” complejo y, por qué no, limitante que es la comorbilidad...

Joaquín Díaz Atienza. Unidad de Salud Mental Infanto-Juvenil. Revista de Psiquiatría y Psicología del niño y del adolescente, 2006; 6(1): 44-55

Vínculo entre el uso de la marihuana y el desarrollo de esquizofrenia en sujetos de alto riesgo


El consumo de marihuana puede conducir a una pérdida de volumen cerebral en las personas que están en riesgo de desarrollar esquizofrenia, según un nuevo estudio publicado en la revista British Journal of Psychiatry, en el que se compararon los cambios estructurales en el tálamo y el complejo amígdala-hipocampo con el tiempo, en 57 personas con edades comprendidas entre 16 y 25 años que no padecían de esquizofrenia pero que sí tenían antecedentes familiares de la enfermedad.
Se observó que aquellos participantes que habían consumido marihuana mostraban una reducción en el volumen talámico que era estadísticamente significativa en el lado izquierdo del tálamo y muy importante,a unque no significativa, en el lado derecho. Sin embargo, no se observaba ninguna pérdida de volumen talámico en aquellas personas que no consumieron marihuana durante el período de estudio.
La disminución del volumen del tálamo se asocia con la psicosis y la esquizofrenia. El tálamo tiene un alto nivel de los receptores cannabinoides, que se unen al ingrediente activo de la marihuana, y puede contribuir a la disminución en el volumen del tálamo y esto, a su vez, repercutir en el riesgo de padecer la enfermedad.

Absentismo escolar frecuente y trastornos mentales


Un estudio sobre más de 17.000 alumnos estadounidenses de primero a duodécimo cursos ha observado que los que seguían de segundo a octavo cursos y padecían trastornos mentales, como conducta antisocial o depresión, se ausentaban más días de la escuela en comparación con los niños que no presentaban esos trastornos.
Los estudiantes fueron sometidos, anual o bianualmente, a diversos tests psicopatológicos, incluyendo autocuestionarios tanto a alumnos como a padres y profesores.
Los adolescentes de cursos intermedios y de secundaria que faltaban mucho a la escuela también eran más propensos a recibir un diagnóstico relacionado con algún trastorno mental con posterioridad, como depresión o problemas de conducta.